martes, 11 de julio de 2017

Relato "gatos callejeros"

Gatos Callejeros
                    

Los gatos callejeros que listos son, cada cual  arrima el ascua a su sardina.  Algunos ya no saben cazar ratones. En la residencia aparte de los abuelos y trabajadores, ellos forman parte del lugar y del paisaje. Los observo cada día, ellos saben rodearse de la mejor compañía. Huelen a quienes les dan un poco de cariño y alimento. Allí aparecen al olor de la comida.

Hacia mediodía una gata de color miel con vetas blancas, mira tras el cristal de una ventana buscando a Lola, sus ojos tienen un brillo especial cuando la ve. Esta gata tuvo una camada de seis gatitos, ya ha dejado de amamantar a sus cachorros. Ahora se preocupa de vigilar que no le falte el alimento a sus pequeños. Cinco de los gatitos están corriendo y jugando entre ellos mientras que otro de sus hermanos, el más pequeño de color blanco con media cara y la punta del rabo color miel intenta encaramarse al árbol. Es demasiado pequeño para hacerlo y se cae. Me encanta observarlos.

Lola una mujer solitaria, guarda cada día en una servilleta restos de comida para darsela a sus amigos. Antes de retirarse a la siesta es el momento para llamarlos. Los llama con un miaaaauuuuu, ellos acuden a la cita rápidamente, Lola se pone a jugar con ellos. La gata sabe que el alimento para sus hijos está guardado en el papel que ella lleva en sus manos. Los gatos la conocen bien y la rodean. La gata lame sus manos, agradecida. Todos comen directamente del papel que Lola puso en el suelo. Una vez satisfechos los más pequeños corren y juegan saltando por el jardín de la residencia.

Durante la tarde ya no se les ve por el lugar. Hasta que llega el anochecer, se ponen delate de la puerta de salida a ver si les damos algo. Una auxiliar les lleva restos de las sobras de la cena y les pone cada día en su lugar unas bandejas con agua. Ellos saben distinguir a cada una. Nadie como los gatos sabe quién les lleva comida.


349 palabras 

Residencia, gato y jugar




Publicar un comentario