martes, 10 de abril de 2018

PASEOS POR EL CAMPO EN LA COMARCA DE OLIVENZA


¡Hola amigos! hoy os voy a mostrar el lugar de mis vacaciones de Semana Santa o de primavera porque no siempre tengo coincido en esas fechas. Este lo hice hace 2 años y la añoranza de no poder ir este año  (que si tenía fiesta en esta Semana Santa) por mi lumbalgia. He ido al post de nuevo y tras un retoque, os lo muestro de nuevo. 

Cuando vamos a pasar unos días a Olivenza y nos alojamos en un hotel. Pero en esta Semana  Santa, estaban todos los hoteles ocupados al 100 %, imposible encontrar habitación por lo que optamos por alquilar una casa en la pedanía de Olivenza de San Jorge de Alor a 5 kms. Os pongo información e  historia de la aldea, en este enlace:  https://es.wikipedia.org/wiki/San_Jorge_de_Alor

San Jorge de Alor en la comarca de Olivenza. al fondo sierra  de Alor
Ayuntamiento y  su plaza
Iglesia de San Jorge
                                                                                  
Como la aldea es pequeña, se recorre rápido, caminamos por sus calles cuando volvíamos de caminar y tomábamos un café o una cerveza con aperitivo. 

Para reponer fuerzas
Uno de las particularidades de esta aldea es la cantidad de chimeneas portuguesas  que tienen sus casas.

Una calle de  San Jorge de Alor
Tiene chimeneas estilo portugués
Volviendo de una caminata por las calles de la aldea

Después de desayunar, nos poníamos el chándal, las zapatillas e íbamos a caminar por los senderos que que eran muchos. 


Cualquier lugar  me llamaba la  atención para  sacar  fotos.

Paseando disfrutaba mucho sacando fotos a las plantas a los animales y al paisaje.

  El campo está  precioso son las  flores en sus prados


Caminábamos cada día unas dos horas. Elegíamos un camino y como no sabíamos dónde nos llevaba preguntábamos a los agricultores que por allí nos encontrábamos. Los paseos eran estupendos ya que el campo está en esta época precioso. Hicimos cantidad de fotografías.  

 El sol  nos acompañaba  aunque  a  veces el aire  era  fresco



Uno de los caminos nos dirigía a fincas de particulares o a dehesas de toros bravos. Siempre respetamos la entrada que prohibía el paso
      
Cortijos  y fincas en la dehesa de  toros  bravos.



 Fincas  de   ganado  bravo 


La verdad que viendo estos toros mezclados con las vacas nadie diría que son bravos, pero claro están en su habita natural.


Toros bravos y vacas paciendo tranquilamente en la finca 

   El camino estaba repletas de flores  silvestres, margaritas  como estas.
                                    

Flores silvestres de todos los colores y variedades, que pena no saber de qué clases son. Tendremos que  hacer unas  clases de Botánica.


 Caballos  tan bonitos  como estos   nos encontrábamos en las  fincas.
La casa que alquilamos era suficiente para pasar unos días y no nos faltaba de nada. Tenía dos dormitorios, cocina comedor, baño, un buen patio donde tomar el sol y estaba bien amueblada y limpia.     

En el primer paseo  recogí unas  flores para  adornar  la  casa 
Cocina comedor  
Alacena  y mis flores  silvestres

                                                                               
Desayunar  con unas flores  en la mesa  es mas  ameno 

  
Patio de la casa, donde  descansamos después de comer , yo pinté los limoneros 

Baño muy completo 

Cada día elegíamos un camino para pasear durante dos o tres horas por la mañana después de desayunar.

Cada día tomábamos  un camino  ente comenzaba con esta finca  con chumberas.


Otra  parte del camino con  muchas  chumberas
                                             
  Ya tenían  higos  chumbos  casi maduro



No nos faltó un día para subir a la Sierra de Alor. Escogimos un día fresco y nublado para no pasar calor en la subida, nos encontramos que en la cima había niebla. Las flores  todavía no estaban abiertas. Era temprano porque para suelen abrirse en el mes de abril y en Semana Santa era finales de marzo.

Entrada  a la  zona  donde  está la flores  y hay  indicaciones de  la  flora y fauna, es  zona  protegida.
                                                

En este paraje  las manadas de  ovejas  y cabras  pacen tranquilas entre los  acebuches.
Subidas no muy  complicadas  que  hace   el paseo de subir a la sierra  muy ameno, entre olivares
                
Paisaje desde un mirador .se aprecia la niebla 

Desde la atalaya el paisaje es preciosos pero ese día la niebla no dejaba ver los  pueblos, esta es la finca del torero el Juli que tiene en Táliga en la comarca Olivenza. 

  Yo en la  atalaya,  en ese  tronco está  nuestros  nombres escritos  y cada fecha  de  visita a la  sierra.
  
              
En la  zona de la sierra el color de la  tierra es  rojiza y hay muchos olivares.  Los trabajadores cortaban las ramas y quemaban la  retamas para hacer picón. 

Desde el Mirador, hacia  mucho aire y niebla
           
Estuvimos  solo por la mañana  por que  podía llover y  era mejor bajar a  refugio. 


   Mata de la  flor  de la  Rosa de Alejandría  pero  la  flor estaba  en capullo, no  se había  abierto  ninguna.
  Esta foto  de otros años  está  la  flor  ya florecida 
                                                                  
   Esta otras matas  ya   florecidas. 
                                                       
Otra de las caminatas que tenía el camino al sur de la aldea.  
       
Estos pivotes delimitaban la entrada a las fincas



   Vacas  en su lugar  idóneo para pacer y descansar
                                   

      
Caballos   paciendo   tranquilos 
                                                            
Trabajadores de  fincas  haciendo quemando  ramas de olivos y haciendo  picón 
  Cortijos  muy  cuidados  y en un entorno  precioso entre  árboles  casi milenarios 

 La  floración de las  flores  silvestres  son una maravilla
       
Árbol solitario 
Árboles  grandiosos que  adornan el paisaje  por cada lugar que  pasas. 

Al fondo se está  el  pueblo.



En otra de las caminatas fuimos al pantano de Puente Ajuda donde es su orillas los barbos desovan.
Barbos desovando
                 
Caballo blanco paciendo
                                                                
Te encuentras caballos, vacas, ovejas, cabras en cualquier camino.

 Regatos  y flores   
      
 Orillas del pantano de Puente Ajuda, tiene poca  agua   este año, ha llovido poco.

  Están  los  barbos  y truchas  desovando

En el pantano nos encontramos  a mi amiga Nieves que había  ido a pescar con su  familia.
     
¡¡Espero que os haya gustado este recorrido por plena naturaleza  del campo extremeño!!


Publicar un comentario